Las temperaturas mínimas registradas de entre 2º y 7º grados bajo cero provocan importantes pérdidas en la producción, sobre todo en los frutales de hueso.

Las peores previsiones se cumplieron. El campo ciezano sufrió esta madrugada una helada histórica como no se conocía desde hacía tiempo. El adelanto de la floración en las variedades extratempranas y parte de las tempranas de melocotón y nectarina por las cálidas temperaturas de lo que llevamos de invierno se ha topado, abruptamente, en la noche de este martes con permanentes registros bajo cero, prácticamente desde la medianoche.

La mayor parte de las variedades extratempranas y alguna temprana, se han visto gravemente afectas, lo que supone un 20% aproximadamente de toda la producción de la actual campaña. Esto supone también,una perdida muy importante de puestos de trabajo para Cieza y su comarca, lo que supondrá un durísimo golpe a las expectativas de trabajo de muchos ciezanos.

Aunque todavía hay que esperar para ofrecer una evaluación exhaustiva todo induce a pensar que esto será una catástrofe, más teniendo en cuenta, las cada vez más exigentes condiciones del seguro agrario.

Todos los sistemas antiheladas estuvieron trabajando a toda máquina durante la madrugada: quema de parafina y pacas vegetales –el casco urbano de Cieza amanecía sumido en una espesa lengua de humo-, los aspersores de agua conocidos popularmente como ‘pajaritos’ y los aerogeneradores. Pero poco pudieron hacer ninguno de estos métodos cuando se produjeron picos de entre 6 y 7 grados bajo cero en gran parte de las fincas ciezanas.

La consejera de Agricultura, Adela Martínez-Cachá, anunció su visita a Cieza este mediodía donde tiene previsto inspeccionar algunas de las fincas afectadas.